Tibetano

Curs-tibetà

El idioma de los textos sagrados tibetanos

El tibetano clásico o “lengua del Dharma” (chöke) es el idioma en el que están escritos los textos sagrados de la tradición budista tibetana. Mediante su estudio nos adentraremos en el legado espiritual del Tíbet a través de sus propios textos. Empezaremos aprendiendo la escritura tibetana y las reglas básica de su gramática, y avanzaremos gradualmente hasta poder traducir fragmentos de obras fundamentales de la filosofía y la tradición meditativa tibetana.

Un reto que mejora las capacidades cognitivas

Para los amantes de los idiomas, puede resultar muy estimulante aprender una lengua tan distinta de la nuestra. El trabajo que implica para el cerebro adquirir un nuevo alfabeto y un nuevo lenguaje, con una sintaxis, una morfología y un vocabulario tan distintos del nuestro, es una magnífica oportunidad para desarrollar y reforzar muchas capacidades cognitivas.

Mayor neuroplasticidad, menor envejecimiento

Aprender un nuevo idioma es un proceso complejo que implica que el cerebro haga uso de la neuroplasticidad. La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro para moldearse a sí mismo, desarrollar nuevas neuronas, construir nuevas redes neuronales o incluso hacer que determinadas zonas del cerebro realicen tareas de las que antes no se encargaban.

Al empezar a adquirir una lengua como el tibetano, tan radicalmente distinta a la nuestra, hacemos una magnífica «gimnasia mental» que pone a trabajar diferentes regiones del cerebro. Esta gimnasia es de gran ayuda especialmente para hacer frente a posibles enfermedades degenerativas, como la demencia o la enfermedad de Alzheimer.

Estudiar un idioma como el tibetano es una forma efectiva de contrarrestar la disminución de neuroplasticidad a medida que envejecemos.

Más memoria y más capacidad para resolver problemas

Aprender idiomas también nos permite ejercitar las regiones del cerebro responsables de nuestra función ejecutiva. Las personas que tienen reforzada la función ejecutiva gracias a la adquisición de una o más lenguas, tienen una mayor memoria de trabajo y más capacidad para analizar su entorno, realizar múltiples tareas y resolver problemas.

Comprender la filosofía tibetana en su lengua original

El estudio del tibetano es un complemento perfecto para la práctica de la meditación, puesto que la comprensión de la filosofía budista tibetana en su lengua original hace más profundo nuestro proceso de desarrollo interior. El conocimiento directo de la tradición espiritual del Tíbet puede suponer un gran paso adelante en el camino del despertar.

Los comentarios están cerrados.