Instalaciones de nuestro centro de yoga

Un espacio de armonía y salud

Nuestro centro de yoga consciente Arya Tara en Lleida ha sido concebido como un espacio de sanación. Por esta razón su diseño y materiales fueron acuradamente seleccionados siguiendo los criterios de la tradición milenaria del Feng Shui. En cada área del centro, se escogieron los colores adecuados y pinturas ecológicas para generar armonía y salud. Armonizando los cinco elementos (agua, aire, fuego, tierra y espacio) en el entorno, contribuimos a equilibrar los cinco elementos también presentes en nuestro cuerpo. Asimismo, nutrimos los cinco sentidos: la vista con la belleza del espacio y de las flores, el oído con la música suave y el sonido melodioso de la voz, el tacto con la madera del suelo y tu ropa de algodón, el olfato con la dulce fragancia del incienso y el gusto con el buen sabor de boca que te dejan la clase y algún que otro festín.

Nuestro centro

En el momento en el que entras en nuestro centro, te inunda la luz natural de la recepción con grandes vidrieras orientadas hacia el sur y te dan la bienvenida docenas de orquídeas.

Es un espacio cálido y energizante que te ayuda a dejar atrás las tensiones y donde tu energía se restaura. Una vez traspasas las puertas de cristal hacia el interior de las salas de yoga, te envuelve una atmósfera de paz y tranquilidad. Se respira energía positiva y una sensación de calma que facilita la interiorización.

Dispones de confortables vestuarios para cambiarte la ropa de calle por ropa cómoda para la práctica, y de armarios para que puedas guardar tu ropa de yoga en el centro y no tengas que cargar con ella cada vez que vienes.

La planta de arriba está dedicada a las terapias y a las clases de chi kung y taichí. Se accede por una bonita escalera de madera maciza de roble hecha a mano, desde la que se escucha el sonido vivificante del agua de nuestra fuente de interior.

La consulta para homeopatía y osteopatía es muy luminosa y cuenta con unas bonitas vistas a la plaza de les Missions, con sus árboles y su fuente, que generan un excelente chi para el centro.

La consulta para los masajes es acogedora y recogida hacia el interior, pensada para propiciar un clima de intimidad y confort personal.

Para acceder a la sala de chi kung y taichí, diseñamos un amplio pasillo de forma sinuosa por el que la energía fluye suavemente, lo que evita que se precipite hacia la sala, convirtiéndose en una “flecha envenenada”.

La sala es un espacio muy amplio y silencioso creado para poder realizar a gusto estas disciplinas que se trabajan en movimiento y con desplazamientos. Los años de práctica armoniosa en esta sala la han cargado de buenas vibraciones y de energía positiva que se perciben ya al entrar. Al lado de la sala dispones también de vestuarios con espacio para guardar en el centro tu ropa de chi kung o taichí.

Cuidando todos los detalles

Para que Arya Tara pudiera cumplir plenamente su propósito, al inicio invitamos a Mariano Bueno, experto en geobiología y autor de numerosos libros, entre los cuales el famoso Vivir en casa sana. Él realizó todas las mediciones de corrientes telúricas, energías cosmos-telúricas, redes de Hartmann y contaminación eléctrica y electromagnética, y llevó a cabo todas las correcciones necesarias.

Un centro hecho con amor

Nos sentimos llenos de satisfacción por poder ofrecer un centro hecho con amor donde reinan la armonía y el bienestar, donde nuestros alumnos nos comentan que se relajan con solo entrar y donde cada año vuelven a florecer nuestras orquídeas.

Los comentarios están cerrados.