Hun Yuan taichí

¿Qué es el taichí?

El taichí es un arte interno considerado un ejercicio físico y mental para todas las edades y condiciones físicas. Procedente de la cultura china, está enraizado en su medicina tradicional, que se basa en el chi y su circulación, los meridianos energéticos, la teoría de los cinco elementos, la teoría del yin y el yang, etc.

La medicina china considera que la energía del chi es la fuente de la vida y está en el aire que respiramos, en el calor que sentimos, en la luz que nos rodea, etc. Según esta visión, nuestro cuerpo es una manifestación o cristalización del chi.

Los movimientos

Los movimientos del taichí, suaves y pausados, se combinan con la respiración y la concentración. La suavidad predomina sobre la fuerza, igual que la actividad interior es más importante que el movimiento exterior. Todo esto propicia relajación y armonía y, por lo tanto, la reducción de las tensiones, las preocupaciones y el estrés negativo.

La práctica regular del taichí incrementa la fuerza física, la vitalidad, la relajación, el bienestar y la armonía. Tiene una gran eficacia terapéutica en los desequilibrios del sistema nervioso, cardiovascular y respiratorio y ejerce una acción positiva sobre el metabolismo y la regularización de la presión sanguínea. Reduce los efectos del sedentarismo.

El taichí incrementa la fuerza física, la vitalidad, la relajación, el bienestar y la armonía.

Una práctica transformadora

Cuando el taichí se practica desde una visión completa y holística, llevando la atención al movimiento, la respiración y la intención y sin descartar ninguno de sus componentes (salud, meditación en movimiento, trabajo energético y regulación corporal, respiratoria y emocional), nos ayuda a actuar sobre:

  • El cuerpo: proporciona buenos hábitos posturales, como mantener la columna recta y relajada; fortalece las articulaciones; ejercita los músculos, y estimula los órganos internos. Mediante la relajación aprendemos a reconocer la tensión que acumulamos en el día a día, de modo que podemos liberarla conscientemente.
  • La respiración: regula la respiración, favorece la respiración diafragmática, optimiza la oxigenación y ayuda a expulsar toxinas.
  • La mente: ejercita la atención consciente y fomenta la concentración en el momento presente.
  • Además, al combinar el movimiento de los brazos y las piernas, se mejora la coordinación de la motricidad y, por lo tanto, la comunicación de los dos hemisferios cerebrales.

Aspecto meditativo

El aspecto meditativo es muy importante, puesto que una mayor calma mental fomenta la transformación de las energías primarias en otras más refinadas. Nuestra mente nos acompaña allá donde vamos y su lucidez y claridad determinan nuestra experiencia vital. La meditación se puede realizar al final de la sesión en varias posturas sentadas, de pie o en movimiento.

Hun Yuan taichí

El estilo Hun Yuan taichí engloba varios sistemas de ejercicios de chi kung, formas de manos libres, formas de armas y prácticas meditativas. Todos estos trabajos están enfocados a cultivar el aspecto terapéutico y meditativo del taichí. Muchas personas relacionan el taichí solamente con los ejercicios lentos cuya finalidad es la mejora de la salud del practicante. Sin embargo, una escuela completa de taichí debe reunir todos los aspectos. Así se contempla en el estilo de Hun Yuan taichí.

Se puede decir que todos los ejercicios de Hun Yuan taichí están destinados a restaurar el sistema energético, unificar los tres tesoros, restablecer el equilibrio físico-emocional y armonizar nuestro ser.

Los comentarios están cerrados.