Dharma

Dharma: un auténtico camino de transformación

En Arya Tara tenemos el privilegio de poder ofrecer sesiones de estudio, reflexión y práctica dedicadas a personas que quieren hacer un auténtico camino de transformación y superación personal.

Partiendo de la realidad tan sencilla y profunda de que todos los seres queremos ser felices, practicamos para analizar y comprender cuál es el origen del sufrimiento.

Así, nos encontramos con emociones aflictivas como la ira, el deseo o apego, el orgullo, los celos, la ignorancia, etc., que generan todo tipo de conflictos en nuestra vida, y vamos trabajando con cada una de ellas para ir transmutando esta energía negativa en sabiduría y paz.

Cambiamos los patrones de pensamiento

Es un proceso muy profundo y retador, el de ir cambiando nuestros viejos patrones de pensamiento, habla, conducta y energía por otros que nos llenen de claridad, salud y fuerza. La observación nos permite comprobar que las emociones y la consciencia no son lo mismo y que no tenemos por qué estar controlados por nuestros pensamientos y emociones.

Con una actitud más sana y responsable, tomamos consciencia verdaderamente de que nosotros mismos somos creadores y cocreadores de nuestra realidad.

Como consecuencia de ir purificando nuestra mente, surgen el amor y la compasión como una expresión cotidiana activa y la sabiduría se va abriendo paso para vivir con confianza cualquier situación que nos brinde la vida.

Un legado de los grandes maestros del pasado

Los maestros del pasado, conocedores del potencial y el poder de la mente, nos han legado un tesoro de práctica con el que podemos aprender a utilizar creativamente nuestra energía para sanarnos a nosotros mismos y a los demás, transformar nuestras percepciones ilusorias y limitadoras y, en última instancia, reconocer nuestra verdadera naturaleza.

En Arya Tara, Lama Yeshe Chödrön – María Luisa Aznar dirige personalmente estas sesiones, dando apoyo a nivel individual a cada persona en su proceso de desarrollo interior.

Los comentarios están cerrados.